Blondie de Chocolate Blanco

¡¡Hacía ya tiempo que no pasaba por aquí!!

Y no es por falta de recetas, que algunas hay, ¡sino por falta de tiempo!

Pero hoy he sacado hueco y traigo algo… que no os engañe la pinta, porque es PECADO MORTAL.

SONY DSC

Amantes del chocolate blanco… amantes de los bizcochos calentitos… amantes del brownie…

Preparaos para hacerlo (pero hacedlo cuando estéis solos, porque ¡¡no vais a querer compartirlo con nadie!!) y repetir esta receta mil veces!

Es muy parecido a la textura del brownie, un bizcocho durito.. pero con trozos de chocolate blanco… no puedo describirlo. Así que mejor vamos ya con la receta!

SONY DSC

INGREDIENTES:

  • 120 gr. de mantequilla sin sal derretida.
  • 220 gr. de azúcar moreno.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1/2 cucharita de levadura en polvo.
  • 1 pizca de bicarbonato sódico.
  • 1 pizca de sal.
  • 145 gr. de harina de trigo.
  • 200 gr chocolate blanco (cortado en trocitos).

SONY DSC

 

Allá vamos con la receta:

Lo primero precalentamos el horno a 175º y cogemos un molde de unos 20×20 con papel de hornear (así luego nos ahorramos que se pegue al molde).

Batimos la mantequilla derretida con el azúcar. Añadimos el huevo, la esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta que todo esté totalmente unido. Ahora añadimos la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato y seguimos batiendo. Cuando ya lo tengamos todo bien batido y los ingredientes bien combinados añadimos los trocitos de chocolate blanco y movemos un poco más para expandirlos por toda la masa.

SONY DSCAñadimos la masa al molde con el papel vegetal y horneamos durante 20 – 25 minutos (o hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio).

Ahora toca esperar unos 10 minutos a que se enfríe un poco y ¡a comer!. Calentito está mucho más rico aún si cabe que frío!

¡Así que es ideal para hacerlo cualquier tarde para merendar en invierno!

 

SONY DSC

 

Pan Casero (e irresistible!!)

Allá vamos con la receta del pan casero, ha tardado lo suyo… pero ¡aquí está ya!

L@s que como yo, valoréis el buen pan, sabréis valorar esta receta.

Siempre he odiado el pan típico que se venía vendiendo últimamente en todos lados, este que o te lo comes nada más salir de la panadería o te echas a llorar con él delante…

Un pan que poco se compraba en casa, ya que acabábamos tirándolo porque nadie era capaz de “meterle mano”. Tras eso acabamos comprando un “pan de pueblo” que había que reservarlo si no querías quedarte sin él.

Hasta que a mi madre no sé cómo ni porqué, le dio por hacer pan.

Desde entonces ya no entra pan en casa, que no sea el que prepara mi madre.

Y ahora, el que preparo yo también. ¡Se acabó comprar pan malo!

Como ya habréis intuido, la receta es de mi madre. De dónde la sacó ella… es un misterio.

PAN CASERO:

INGREDIENTES:

  • 600g. de harina.
  • 375 ml. de agua templada.
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 1/4 de pastilla de levadura fresca (uso la de Mercadona).

Esta receta la hago con la KitchenAid, con el gancho de amasar poniéndolo a la velocidad 2, que es la que me recomienda el librillo de instrucciones de la máquina. Mi madre hace la misma con la Thermomix (consultad el libro de instrucciones que os da para amasar pan. Puede que la receta la sacara mi madre del libro de la Thermomix…) o la podéis hacer a mano (no sé cuanto se tarda, pero de toda la vida se ha hecho el pan a mano, intentadlo!).

Bueno, a la receta.

Lo primero que tenemos que hacer es echar en el bol de la batidora el agua temprlada con el azúcar, la mitad de la harina (300g.) y la levadura. Esta mezcla la amasamos durante aproximadamente un minuto, mientras amasa añadimos la sal, una vez pasado ese tiempo y viendo que los ingredientes ya están mezclados, echamos el resto de harina y amasamos dos minutos más.

IMG_2089

El resultado tiene que ser una masa homogénea (si vemos que aún no se ha mezclado bien toda la harina lo dejamos más tiempo, hasta que la masa esté totalmente junta y despegada del molde). Tiene que ser una masa que podamos coger y no se nos quede pegada a las manos. El nivel de pegajoso debe ser que se nos pegue pero que al despegar no nos llevemos masa en el dedo.

IMG_2091

Si vemos que está un poco seca le echamos un poco más de agua y amasamos (cuidado con la cantidad de agua!) y si vemos que está demasiado pegajosa  ponemos un pelín más de harina.

De todas formas con estas cantidades debe de salir el pan en su punto justo, sin necesidad de tener que añadirle más de ningún ingrediente.

IMG_2092

Ahora viene el momento delicado: ESPERAR!

IMG_2094

Cogemos una bandeja de horno, ponemos en la base papel vegetal para que no se nos pegue, hacemos una bola con la masa y lo dejamos hasta que doble el tamaño que tiene en un principio. Hay veces que fermenta en 10 min. y hay veces que tarda 40!. Lo mejor es que nos olvidemos de que está el pan en la cocina y sigamos haciendo otras cosas. Al dejarlo reposar es bueno que le hagamos un corte atravesando el pan, para que luego al crecer en el horno se abra por ahí y no por otro lado! Que sino le sale pie, como a los macarons! Y es lo que me ha pasado a mi por la impaciencia!! jaja

IMG_2097

Cuando vemos que el pan ha doblado su tamaño encendemos el horno a 200º (el mio tarda muy poco en calentarse, si el vuestro tarda más encendedlo antes!) y una vez que el horno este a la temperatura que hemos marcado, metemos el pan y lo dejamos durante 30 – 35 min.! El tiempo de horneado depende de cómo os guste el pan, si más hecho o menos! Si nos gusta muy hecho lo podemos dejar 40 min.

Cuando ya esté hecho sacamos la bandeja y lo dejamos enfriar en la bandeja.

y… Tachán!

IMG_2099

Espero que os guste la receta. Aquí os he puesto la receta con harina normal, pero podéis usar cualquier tipo de harina, por si queréis pan integral, etc., etc.

¡¡Cupcakes de Chocolate con Buttercream de Menta!!

Imagen

Soy totalmente consciente de que la receta de hoy puede crear un poco de controversia…

Porque la menta… o la odias o te encanta.

Llevaba muuuuuucho tiempo queriendo hacer esta receta, pero mi novio cada vez que la mencionaba me ponía una carita de asco al oír la palabra “menta”, que me echaba para atrás…

Pero, claro, luego pensaba en los atracones a helado de menta que me pego yo cada verano…

¡¡Y mi amor a la menta no ha podido resistirse!!

Así que solo espero que la améis tanto como yo. (Deciros que el sábado pasado en mi cumple las que más éxito tuvieron fueron las de menta, hay más amantes a la menta por ahí de los que yo pensaba, jiji).

He versionado un poco la de Alma García y me he inventado otro poco el buttercream.

Pues ala, allá vamos con la

RECETA:

CUPCAKES DE CHOCOLATE:

Para 12 cupcakes.

  • 70 gr chocolate negro (de postres)
  • 160 ml de agua
  • 2 cucharadas de cacao en polvo (yo uso Valor, que no tiene azúcar, si echáis cola cao, por ejemplo poned luego menos azúcar.)
  • 150 gr harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1/2 taza de almendras molidas (las podéis moles vosotros mismos, no os compliquéis la vida!!)
  • 60 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos

Lo primero de todo, como siempre, precalentamos el horno. 180º si es sin ventilador, 160 si es con ventilador. De todas formas cuando las metáis id probando, si las pincháis con un palillito y sale limpio es que ya están listas. Pero, ¡ojo! no abráis el horno si no llevan al menos 20 minutos!.

Lo siguiente es derretir el chocolate de tableta, lo mezclamos con el agua y en un cacillo lo vamos derritiendo. Lo podéis hacer también en el microondas (yo no soy muy partidaria de usar microondas).

Mientras se derrite el chocolate vamos mezclando la harina con la levadura, el cacao en polvo y las almendras.

En otro bol mezclamos la mantequilla (temperatura ambiente) con el azúcar. A esta mezcla añadimos los huevos uno a uno. Una vez bien mezclado añadimos la mezcla de la harina poco a poco a la mezcla de la mantequilla. Cuando esté todo mezclado añadimos por último el chocolate derretido. Podéis añadirles unas gotitas de menta a la masa de las cupcakes, yo he preferido no arriesgar y que la menta estuviese solo en la buttercream.

Esta mezcla la repartimos en los papelitos de magdalenas hasta la mitad o un pelín más.

Horneamos durante unos 25 minutos.

y ahora:

BUTTERCREAM DE MENTA:

  • 250g de mantequilla sin sal.
  • 250g de azúcar glass.
  • 10g de maizena.
  • unas gotas de aroma de menta.

He usado este aroma de menta, lo he comprado en una herboristería de Marbella (se llama Herboristería Ginkgo, en Miraflores).

Imagen

Mezclamos en un bol la mantequilla con el azúcar y la maizena. Lo mezclamos hasta que la mezcla sea homogenea y se vuelva blanca. Su textura será muy cremosa. Es la hora de añadir el aroma de menta, cuidado de no echarle mucho. Echad un par de gotas y probad, podéis echarle más si os gusta con más sabor. Cuidado, que si os pasáis sabe ¡¡a pasta de dientes!! jajaja

Imagen

MUFFINS DE MORAS RELLENAS DE CREMA DE YOGUR

Y allá vamos con mi primera entrada al blog!!

Que nerviossssss!!

La receta inaugural que traigo es Muffins de moras rellenas con crema de yogur! 🙂

La inspiración de esta receta viene de que antes de ayer apareció mi madre con un canasto de más de tres kilos de moras recién cogiditas del huerto y, claro, ¿qué íbamos a hacer con tantas moras? ¡¡Pues magdalenas!! Así que me puse manos a la obra (ya he hecho dos remesas desde entonces, las primeras volaron ayer y no me dio tiempo ni de hacerles una triste foto).

Image

Esta receta se puede hacer con cualquier tipo de fruta que se os ocurra (o que tengáis por casa) además la crema de yogur está deliciosa y le pegará a todo lo que le echéis.

Vamos allá con la receta!

Muffins de Mora con relleno de Crema de Yogurt.

(Es una adaptación a partir de Muffins de plátano y fresa y la Crema de Yogurt).

Me han salido 11, pero debería de haberlas rellenado un poco menos, os debería salir para unas 12 muffins:

  • 115 ml de aceite de oliva suave.
  • 2 huevos talla L.
  • 175 g. de moras (¡¡¡cuidado con las manchas que van dejado por las manos, las uñas, la encimera, el delantal…!!!).
  • 270 g. de harina.
  • 160 g. de azúcar moreno.
  • 2 cucharaditas de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (unas gotas si es concentrado).

Lo primero antes de empezar es ¡encender el horno!. Lo precalentamos a 160º arriba y abajo si es con ventilador, 180º si es sin ventilador. Cada una ya conocerá su horno, el de casa de mis padres (donde las he hecho) calienta muchísimo por arriba, por lo que tengo que poner la bandeja en la parte baja del horno para evitar que se me quemen por fuera y se queden poco hechas por dentro.

En un bol batimos (con la batidora de cuchillas mismamente, más rápido y fácil) los dos huevos, el aceite, el extracto de vainilla y 4 o 5 moras. (Os va a quedar un color muuuuuuuuuuy azul-morado, de ahí que las muffins luego sean tan oscuritas).

En otro bol mezclamos la harina y la levadura. La receta original dice tamizar, pero soy demasiadíiiiiiiisimo vaga y el tamizar es algo que veo siempre muy absurdo. Lo que hago es mezclarlo bien con una cucharita pequeña, de forma que la harina esté bien sueltecita. (Nunca he tamizado y nunca se me han quedado grumos, quizá tamizándose quede una super textura divina, pero no creo que sea posible que quede mucho mejor así que, por ahora sigo así… jiji).

A la harina y la levadura añadimos la sal y el azúcar y seguimos mezclando. Una vez tengamos esto bien mezclado vamos añadiéndolo poco a poco a la mezcla que teníamos con los huevos y el aceite sin dejar de batir.

Ya podemos tener preparados los papelitos de magdalenas en la bandeja. Lo que he hecho para rellenarlos es echar primero una cucharada de masa en cada uno de ellos y luego he cogido como tres moras y las he echado en cada uno de los moldes. Pero primero las he rebozado en harina, ¡¡para que no se me vallan al fondo!! De esta forma evito:

  1. Que se me rompan al mezclarlas con la masa.
  2. No echarlas lo primero y que acaben de igual forma en el fondo del molde.
  3. Que todas las muffins tengan más o menos la misma cantidad de fruta y que no me salga una con 1 y otra con 5.

Cuando ya he echado una cucharada de masa y las moras que quiero en cada molde, vuelvo a echar otra cucharada de masa encima de forma que cubra la fruta que he puesto antes. Con llenar los moldes hasta la mitad o un pelín más es suficiente.

Ahora las metemos en el horno unos 25 minutos.

ADVERTENCIAS:

  • No abrir el horno hasta que hayan pasado, al menos, 20 minutos. Porque sino se nos bajarán y no volverá a subir la masa.
  • Si ponemos el horno a 180º es probable que con 20 minutos de cocción sean suficientes, si está a 160º tal vez 25 minutos. De todas formas antes de sacarlas pinchamos alguna con un palillo de dientes y si este sale limpio es que están hechas, sino las dejamos unos minutillos más.

Mientras tenemos a nuestras preciosas muffins en el horno podemos ir haciendo la Crema de Yogurt:

  • 1 yogur griego (otras veces la he hecho con yogurt 0% de Mercadona y me ha salido igual de rica).
  • 50 g. de nata para montar.
  • 25 g. de azúcar.
Semimontamos la nata junto con el azúcar. Al ser tan poca cantidad con unas varillas manuales no tardaremos muchos. Incorporamos el yogur a la nata y removemos suavemente para que no pierda volumen.
Refrigeramos una ratito (lo que tarden las muffins en enfriarse) para que coja consistencia.
Una vez las muffins estén listas de horno las sacamos, las tenemos unos 5 minutos en la bandeja y luego las sacamos a enfriar. Mejor que mejor si las ponemos encima de una rejilla.
Cuando estén frías y con ayuda de un descorazonador de manzanas le quitamos un poquito del dentro y la rellenamos con la crema. Yo he dejado que la crema se saliese un poco, porque es lo que más me gusta. Y ya para decorar coronamos la crema saliente con una mora.
Y… voilà! Aquí el resultado:
Image